- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Tops 4

 

 

14 Una mujer argentina y casada viajo a Cuba. A la noche en el hotel se hizo una fiesta y allí conoció a un enorme y simpático negrito caribeño. Conversaron, bailaron, bebieron y terminaron la velada en una gran sesión amorosa amplificada por las dimensiones del miembro del isleño. Una vez concluida la misma ella le pregunto:
- La pase muy bien ¿cómo te llamas?
- No te lo digo porque te vas a reír de mi nombre como todas las mujeres
- ¡Pero dale!
Así durante tres semanas se reiteraron a diario las noches de placer y la pregunta sin respuesta de la mujer en cuanto al nombre del morocho. Hasta que en la última velada ella insistió:
- ¡Por favor decime como te llamas, te prometo que no me voy a reír!
- Esta bien, me llamo Nieve
- ¡ja, ja, ja, ja,!
- ¡Viste que te ibas a reír de mi!
- ¡No, no me estoy riendo de vos, me estoy riendo de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve en cuba con veinte centímetros de nieve adentro durante veinte días.


15 Un profesor de matemáticas envió un fax a su esposa:
-"...querida esposa, deberías darte cuenta que ya tenes 55 años y yo tengo ciertas necesidades que ya no podes satisfacer. Estoy feliz de tenerte como esposa y sinceramente espero que no te sientas herida u ofendida al saber que al tiempo que recibas este fax yo estare en el Gran Hotel con mi asistente de veinte años. Regresare a casa antes de medianoche.
Cuando el esposo llego al hotel había un fax para el:
-"...querido esposo, vos también tenes 55 años y al tiempo que recibas este fax yo
estaré en el Hotel Rouge con mi instructos de tenis de veinte años. Dado que sos matemático podes apreciar facilmente que veinte entra en 55 mas veces que 55 en veinte asi que ni me esperes esta noche.-



16 Dos amigas se fueron solas de joda sin sus maridos. Cuando regresaban a la madrugada y borrachas tuvieron ganas de ir al baño pero lo único que tenía cerca era un cementerio. Entonces decidieron bajarse del coche y hacer sus necesidades. La primera no encontró con que limpiarse asi que uso la bombacha y la tiro. La segunda tampoco encontró con que limpiarse asi que agarró la cinta de una corona se flores y se limpió con ella. A la mañana siguiente los maridos se hablaron por teléfono:
- Ojo che, parece que nuestras mujeres con el cuento de que salían entre amigas en realidad creo que la pasaron muy bien anoche y nos están cagando. La mia tuvo el tupe de llegar a casa sin la bombacha ¿te das cuenta?
- ¡Tenes suerte porque la mía llego a casa con una tarjeta en el culo que decía "nunca te olvidaremos"!


 

 

 

VOLVER A HUMOR