- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

 

Curas 4

 

Una hermosa señorita en el confesionario.

-Padre, usted sabe que veo al sodero y me dan ganas de acostarme con el. Lo mismo me sucede con el carnicero, el almacenero, el remisero y el doctor. Es mal lo veo a usted y me dan ganas de hacerlo ya mismo y aquí.

El cura se agarra la cabeza, gira y mira hacia la cruz:

- ¡Decime Dios mio, que hago ahora!

- ¡Desclavame hijo de puta!

 

Una monjita subió a un colectivo lleno con un gran paquete luego de sacar el boleto comenzó a advertir a los pasajeros:

- ¡Guarda con los huevos, guarda con los huevos!

Un pasajero consulto:

- ¿En ese paquete lleva huevos, hermana?

- No, alfileres.


Un sacerdote murió y fue al cielo. Allí San Pedro le informo que habitaría en una nube destartalada y que comería arroz y tomaría agua todo el tiempo. El religioso se quejo alegando que su vida en la tierra fue ejemplar y quería mejores condiciones pero su pedido fue rechazado. El cura se resigno y siguió adelante. Pero a los dos días vio pasar a un político corrupto en una hermosa nube blanca, acompañado de una bellísima rubia y tomando un whisky carísimo.

Inmediatamente y muy molesto se fue a ver a San Pedro:

- ¿Cómo es esto? Yo que fui un ejemplo en la vida terrenal estoy padeciendo y ese político corrupto que estafo a todos se esta dando la gran vida. ¿cómo se explica?

- ¿A quien se refiere usted?

- Al de la rubia con el whisky

-¡Ah no se preocupe, ese es su castigo, porque la botella tiene dos agujeros y la mujer ninguno.

 

 

Un hombre se enamoró de una monja:

- Sor Clara, ¿aceptaría ir a tomar algo conmigo?

- Yo quisiera pero no me gustaría que nos vieran en una confitería

- La entiendo, ¿y dónde podríamos ir a tomar algo?

- Yo se, conozco un telo donde en la habitación sirven un whisky de primera.

 

 

Los enanitos de Blancanieves fueron al Vaticano a hablar con el Papa. Tomo la palabra el líder de ellos:

- Eminencia, ¿usted me podría decir si aquí en el Vaticano hay alguna congregación de monjas pigmeas?

- No, aquí no pasa nada.

- Y dígame Eminencia, ¿en Italia existe alguna congregación de monjas pigmeas?

- No en absoluto.

- ¿Y usted tiene conocimiento que en Europa hubiera una congregación así?

- Tampoco

- ¿Y en el mundo?

- No, no

A todo esto los otros enanos se estaban matando de risa y uno de ellos le dijo al Papa:

- Ja, ja no le haga caso a nuestro líder Su Santidad lo que ocurre es que el no sabe que se cogió a una colonia de pingüinos.

 

VOLVER A HUMOR