- BUENOS AIRES - ARGENTINA - © EL ELECTRON

Chistes de borrachos

 

Salen de un bar dos amigos: Cañita Voladora (porque le sacan la botella y sale para cualquier lado) y Carapintada (lo único que no se tomó fue la Casa Rosada). Están más chupados que bombilla de guardabarreras:

– ¿Tomamos un taxi?

– No, mejor no mezclemos.

 

***

 

Venía el Jacinto, alias mosquito é calabozo (porque chupa a lo condenado), con una borrachera bárbara. Caminaba con un pie en la calle y el otro en el cordón. Iba temblando y tambaleándose. En eso lo ve una persona y le dice:

– Oiga usted, ¿no se da cuenta de que estar supermamado?

– ¡Ah, menos mal! Creí que estaba rengo.

 

***

 

Iba por la calle Calefón Antiguo (porque funcionaba solo con alcohol puro), zigzagueando de un lado para otro. Chocó con un poste, dio unos pasos y así en dos minutos se llevó por delante no menos de diez palos. Hasta que se sentó en el cordón de la vereda y dijo:

– Voy a parar hasta que pase la manifestación.

 

***

 

Una noche robaron una joyería. La policía llegó tarde y al único que agarraron como presunto chorro fue a un mamado que pasaba por ahí. Lo llevaron al destacamento y empezaron a indagarlo.

– ¿Dónde están las joyas?

– ¿Las qué?

– ¡Las joyas!

– Y qué se yo.

Lo agarraron entre cuatro policías y le metieron la cabeza dentro de una pileta. El mamado estaba a los gritos. En eso lo sacaron y le volvieron a preguntar.

– ¿Dónde pusiste las joyas?

– ¿Qué joyas? ¿Mi reloj, la cadenita de los quince?

– ¿Te hacés el gracioso ahora? Vas a ver.

Y le volvieron a meter la cabeza dentro de la pileta; el flaco a los gritos.

Entonces lo sacaron y le volvieron a preguntar:

– ¿Dónde están las joyas?

– No sé macho, contraten un buzo por que yo ni las veo.

 

***

 

Estaba Sachet (porque no se podía mantener parado) a las tres de la mañana haciendo dedo. En eso pasa un amigo y le dice:

– ¿Qué hacés, varón? ¿Para qué hacés dedo si estás en la puerta de tu casa?

– No, me estoy mirando el dedo para ver si me lo chupé también.

 

VOLVER A HUMOR